Interacción en el organismo

Los procesos de regulación del organismo funcionan a base de procesos eléctricos y magnéticos.

Todos los tejidos y órganos producen electricidad. Cada célula de un cuerpo genera luz, como en el caso de la luciérnaga en que esta característica es llevada a la máxima expresión.

En el organismo existen dos sistemas de comunicación: el de base química y el de base eléctrica.

En el primero,sist. endocrino, las señales de información (mensajes) son las hormonas que se transmiten a través de canales de información: vasos sanguíneos, vasos linfáticos, canal neuronal etc. alcanzando los órganos diana o efectores.

En el segundo, sist. nervioso, las señales son electromagnéticas y poseen una red de distribución con centros y “subestaciones”, que asienta sobre las células neuronales (neuronas) alcanzando los músculos, corazón, glándulas, etc.

Estos dos sistemas interactúan, ya que han evolucionado paralelamente y colaboran mutuamente desde sus orígenes en perfecta armonía crobiologica (la cronobiología es la ciencia que estudia los ritmos del organismo).

Los ritmos y ciclos biológicos, que se suceden en estos dos sistemas están coordinados por la “glándula pineal”.

La glándula pineal del hombre está situada en un lugar estratégico de la cabeza, concretamente en el centro geométrico del encéfalo. Desde un punto de vista evolutivo deriva del “Tercer ojo” de los vertebrados inferiores. En el curso de su desarrollo histórico se observa que paulatinamente se transforma en un órgano de secreción interna cuya hormona principal es la melatonina. Hay que recordar que la melatonina es un marcador del ritmo circadiano.

La melatonina es un potente antioxidante con innumerables implicaciones terapeúticas. Se ha demostrado que si bien su función principal es coordinar y regular los ritmos biológicos también participa en gran variedad de procesos celulares, neuroendocrinos y neurofisiológicos, potencia y estimula el sistema inmune, mejora las funciones de otras glándulas y ayuda a prevenir enfermedades graves.

En el Congreso Internacional de Tübingen (Alemania) se informó de que en las mujeres predispuestas existe una estrecha relación entre la disminución de melatonina en sangre y la aparición de cáncer de mama, si han sido continuamente expuestas a campos ELF.

La glándula pineal se influye desde el exterior, procesa fundamentalmenrte la información electromagnética ambiental:

  1. La luz
  2. Las variaciones del campo geomagnético
  3. Señales de otros campos electromagnéticos originados de diferentes fuentes

Los resultados de los investigadores alemanes Bert Sakmann y Edwin Neher, que recibieron el premio Nóbel de medicina en 1.992, suministran nuevos conocimientos acerca de cómo los delicados procesos bioeléctricos en el cerebro y en el sistema nervioso son inhibidos y/o alterados por influencias medioambientales de campos electromagnéticos.

Todos los seres vivos tienen un sistema energético. Los nervios son los conductores de corrientes eléctricas.

En el cerebro y en el corazón, se pueden extraer conclusiones del estado de salud, en virtud de las curvas de actividad eléctrica…

Pruebas como el electroencefalograma o el electrocardiograma registran la actividad eléctrica del cerebro o del corazón, para detectar las irregularidades en su funcionamiento.

Nuestro organismo está compuesto por células, las cuales están agrupadas en tejidos según su función. Cada grupo de células está emitiendo en un rango de frecuencia diferente pero, al final, todas están en conexión.

Lo que quiere decir que:

CUANDO UN GRUPO DE CÉLULAS ALTERA SU EMISIÓN DE FRECUENCIA, LOS EFECTOS DE COMPENSACIÓN EMPIEZAN A TRABAJAR PARA EVITAR POSIBLES AFECCIONES. SI SE CONSIGUE, PERFECTO; SI NO EL ORGANISMO EMPIEZA A ENFERMAR, LO QUE PROVOCA SÍNTOMAS DE DESREGULACIÓN EN NUESTRO CUERPO CON MANIFESTACIONES COMO: CEFALEAS, INDIGESTIONES, ALGIAS, NERVIOSISMO…

Y, dada la interrelación de todo el organismo, el hecho de sufrir una dolencia en un grupo de células de nuestro cuerpo, la afección no es aislada, siempre resulta una conexión cercana por similitud de onda de frecuencia o por colaboración de sus funciones dentro del organismo.

TODA ENFERMEDAD COMIENZA CON UNA ALTERACIÓN DE LA ENERGÍA BIOLÓGICA.

El ser humano tiene su propia huella dactilar energética que está entre el 0,2 y el 0,090 electrón-voltios: el rayo bioinfrarojo. Dichas cifras 0,2 y 0,9 eV expresan los límites mínimo y máximo; y entre ambas cada uno de nosotros tiene su propia longitud de onda.

El ser humano es un organismo electromagnético cuyo funcionamiento se puede alterar mediante señales de ondas a frecuencias determinadas.En USA, un laboratorio de Investigación Tecnológico ha llevado a cabo concienzudas investigaciones sobre las posibilidades de las ondas ELF (extremadamente baja frecuencia) y consiguió encontrar frecuencias específicas que permiten inducir a distancia cambios psicológicos (irritabilidad, euforia, angustia, temor, depresión…) y también pueden repercutir a nivel del sistema digestivo y producir náuseas, bulimia, anorexia.

Pero, no vamos a hablar de los efectos nocivos que pueden derivar de la telefonía móvil y del sistema Wi-fi, manifestaciones más imprecisas ya que el cuerpo las acumula a largo plazo y cuya afectación depende del estado de salud del individuo, susceptibilidad genética y edad.

Existen armas electromagnéticas que inciden en cualquier parte del cuerpo pudiendo provocar el caos de las funciones orgánicas, sin que la víctima aperciba que está siendo objeto de un ataque ejecutado con premeditación y alevosía por los llamados “piratas de guante blanco” que experimentan con cobayas humanas para perfeccionar el arsenal de tecnología punta usado por el terrorismo del siglo XXI.

Armas no letales: Se pueden alcanzar efectos biológicos precisos mediante las ondas electromagnéticas ELF.Las posibilidad de ejercer cierto grado de control sobre el comportamiento humano mediante microondas de baja intensidadLas microondas pueden dirigirse hacia un blanco concreto gracias a un sistema llamado Magnetrón merced al cual los electrones que se producen por calentamiento en un tubo catódico pueden ser dirigidos luego hacia un punto determinado combinando un campo eléctrico y uno magnético.

Vamos a hacer hincapié que las armas electrónicas de última generación atacan emitiendo energía electromagnética (CEM) y tienen una característica precisa: operan en línea recta y pueden dirigirse hacia objetivos muy concretos para provocar daños inmediatos.

Lo que se denomina un estado de tensión o estrés biológico resulta de reacciones provocadas por una agresión o por estímulos captados por nuestros órganos sensoriales, por nuestros sentidos: la vista, el oído o por mecanismos psiquicos que provocan la angustia del que se ataca impunemente.

Una exposición continua a las ondas electromagnéticas puede resultar muy peligroso.

Cuando la emisión electromagnética es constante, aún siendo débil, las ondas electromagnéticas estimula la producción de las hormonas del estrés, y al mismo tiempo perturba notablemente la producción de otra serie de hormonas, que tienen un papel importante en la regulación de los ritmos biológicos.

Tras un cierto tiempo, nuestro sistema inmunitario se organiza para afrontar la agresión. Pero si el estrés electromagnético persiste, se pueden desarrollar transtornos neuro-endocrinos-inmunológicos, también llamados síndrome de hiperfrecuencias.

El punto de acción de los campos electromagnéticos es la membrana celular, donde se detectan mensajes eléctricos y químicos que se transmiten al medio intracelular.

Los iones de calcio (Ca++) juegan un papel importante a cada etapa de esta señalización transmembrana. Los estudios fidedignos acerca de la fuga de calcio, primero en los tejidos cerebrales han sido relevados de sensibilidades a los campos de extremadamente bajas frecuencias a los campos de radio-frecuencias modulados a ELF. Estas reacciones obedecen a un efecto ventana en lo que concierne la amplitud del campo o la frecuencia del campo ELF o la modulación ELF de la radio-frecuencia o las dos a la vez.

“La radiación electromagnética perjudica el cerebro, el corazón, el sistema hormonas, los embriones…La radiación electromagnética interactúa por resonancia con los cuerpos y las células, interfiere con la comunicación intercelular, con el crecimiento y regulación celular, por lo que perjudica la base genética de la vida”. Dr Neil Cherry (Mayo 2.000).”

Desde 1.966, se conoce la existencia de la enfermedad de las radiofrecuencias o síndrome de los microondas, nada que ver con lo que ahora llaman “hipersensibilidad electromagnética”.

La exposición crónica a EM altera la liberación de una hormona que sintetizamos mientras dormimos, llamada melatonina, responsable de los ritmos biológicos a nivel de sistemas u órganos como el cerebro, corazón, endocrino… inhibición de la peroxidación favorecedora del envejecimiento… e incluso activación de gen supresor de la formación de tumores P-53.

Por lo tanto, una disminución de la melatonina puede jugar un papel crucial en la aparición de enfermedades neurológicas, cardiológicas, inmunológicas acrecentando la vulnerabilidad frente a los agentes infecciosos.

IMPIDE QUE EL ENEMIGO DUERMA Y LO TENDRÁS A TU MERCED, preconizaba el proyecto CORONA, programa de investigación de armas inteligentes en USA

RADIACIONES SOBRE MATERIAL BIOLÓGICO

Cualquier tipo de radiación, sea del origen que sea y, sea perceptible o no por nuestros sentidos, interactúa con toda materia a la que alcanza.

Y hay que tener claro que, a medida que aumenta la energía que transporta una onda electromagnética su capacidad de transformación de la materia a la que alcanza también aumenta.

Se ha de tener en cuenta que, no todas las interacciones con ondas electromagnéticas producen efectos negativos. La interacción con las ondas electromagnéticas de origen natural (es el caso de la luz) conduciría a la extinción de la vida.

La protección frente a una potencial exposición a radiaciones dañinas no deberían por tanto basarse en un aislamiento total que, a la vez que impide la entrada de ondas perniciosas, evita que nos lleguen las que necesitamos para sobrevivir, sinó en impedir la generación de las mismas de forma incontro-lada o, aún peor, controlada hacia un uso intencionadamente pernicioso.

Cuando los tejidos del organismo son irradiados se da comienzo a una cadena de eventos complejos y no siempre totalmente entendidos. Se podría decir que en primera instancia la radiación interactúa con los tejidos a nivel físico. A partir de ahí, se produciría un proceso químico que concluiría con un proceso biológico. Estos procesos pueden resumirse en el siguiente esquema:

 interaccion-ondas-electromagneticas-organismo

El ser humano constituye un cuerpo absorbente y resonante para las radiaciones de frecuencias de radio y de microondas: una cresta de absorción dependiente del tamaño del cuerpo. Los organismos mayores presentan una cresta a las frecuencias más bajas.

Son cientos las investigaciones de laboratorio que han encontrado relaciones positivas entre microondas y desórdenes de todo tipo. Estas investigaciones han puesto de manifiesto como influyen las microondas sobre los tejidos de los seres vivos.

Las ondas de microondas (telefonía móvil) aumentan la permeabilidad de la barrera hematoencefálica, cuya función es la de restringir la entrada de tóxicos en el cerebro que provocan inflamación, contaminan las neuronas y deterioran su funcionamiento. Esta evidencia relaciona las microondas con los tumores cerebrales, la enfermedad de Alzheimer, la demencia senil, el Parkinson y otras patologías neurológicas derivadas del desequilibrio bioquímico cerebral.

La patológica permeabilidad cerebral facilita la entrada excesiva de glucosa, macropéptidos, toxinas, microorganismos patógenos (virus…) que cronifican la inflamación en el tejido neuronal.

Cuando un organismo vivo recibe dosis radiactivas que superan lo que su estructura orgánica es capaz de resistir sin dañarse, los procesos químicos subyacentes originarán daños en las estructuras del ADN que o bien conducen a su incapacidad de reproducción y con ello a la extinción, o bien alteran su estructura produciendo efectos imprevisibles: mutaciones, disfunciones orgánicas…

Es indudable que las radiaciones no ionizantes ejercen efectos biológicos y se ha constatado que pueden actuar como promotores tumorales. En muchos trabajos se ha determinado un mayor riesgo relativo de leucemias, tumores cerebrales y otros cánceres en sujetos que residen en las proximidades de las líneas de alta tensión. La respuesta de asociación más firme se ha establecido con las leucemias infantiles.

Articulo aparecido en la Vanguardia (12-2-05) de la Dra. Natalia Eres, especialista en oncología.

Avances recientes en algunas disciplinas científicas, como la neuropsicoinmunología, nos hablan de la existencia de fenómenos de sincronización entre diversos ritmos existentes en nuestro cuerpo, como el ritmo cardíaco, nuestras ondas cerebrales, nuestra respiración…; y como este acoplamiento de ritmos repercute en el correcto funcionamiento de todo nuestro ser.

Con respecto al cáncer: Las células en su patrón de división, tienen un intérvalo específico durante el cual deciden si continúan su ciclo o no. Estudios realizados con tejidos y cultivos celulares muestran como al someter una célula o un tejido a estrés (poca nutrición, contaminación del medio…) reaccionan con un estado de alarma que les lleva a acelerar la división celular.

Nuestro ritmo no está aislado del mundo. Investigaciones en ciencia aeroespacial demuestran como muchos de nuestros ritmos vitales se alteran cuando nos desincronizamos del campogeomagnético de la Tierra.

Nuestras ciudades están plagadas de contaminación electromagnética y los cultivos celulares sometidos a campos eléctricos alteran su respuesta a la acción reguladora de la melatonina y el tamoxifeno.

 

Artículo publicado en “La Vanguardia” del 6/5/2010” por Sholmo Breznitz investigador del estrés y el sistema inmunológico en la Universidad Hebrea, Stanford, Berkeley, la Rockefeller y el National Health Institute EE.UU

El estrés crónico, la angustia tenue, difusa e inacabable es peor que un susto tremendo pero corto.
La ansiedad permanente deprime nuestro sistema inmunológico. De ahí que esas situaciones acabe por propiciar enfermedades crónicas o un cáncer.

ARMAS ACÚSTICAS: Infrasonidos y ultrasonidos

Merced al principio de resonancia, que el sonido genera se ajusta la vibración de la persona a la frecuencia emitida para conseguir que el organismo vibre al unísono, y, conseguir transtornos tales como:

  • Vibración en cualquier parte del cuerpo, lo que la víctima siente como una violación a distancia.
  • Dolores de cabeza
  • Mareos
  • Espasmos
  • Zumbidos en los oídos
  • Molestias oculares: rotura de capilares en la conjuntiva, escozor, visión nublada, lagrimeo…
  • Activación de las ondas cerebrales durante el período nocturno que impiden conciliar el sueño. No hay fármaco que contrarreste ese efecto, a no ser de naturaleza anestésica. Ese insomnio provocado expresamente al momento de desear dormir, se caracteriza porque, en un instante, se pasa del estado soporífero y asténico que se experimenta durante la fase de adormecimiento que da paso al sueño a un espabilamiento total, el cansancio y desplome de las facultades mentales se manifestará a lo largo del día.
  • Las consecuencias que acarrean un estado mental confuso y obnuvilado pueden ser gravísimas:
    • Accidentes en la conducción de vehículos
    • Inestabilidad de movimiento: tropiezos, caídas, despistes al cruzar una calle
    • Percances laborales 

La radiofrecuencia (RF) es una forma común de radiación electromagnética que está presente en cualquier equipo de telecomunicaciones: transmisores de radio y televisión, teléfonos inalámbricos, gíreles, buscas, las emisoras de la policía o las comunicaciones por satélite. La energía de la radiofrecuencia también es utilizada por los microondas, los radares, los hornos industriales y algunos tratamientos médicos.

La agresión electromagnética mediada con radiofrecuencia se basa en la emisión de infrasonidos de 0,1 Hz a 20 Hz y ultrasonidos a partir de 20 Khz hasta 300 Khz, son frecuencias inaudibles pero que impactan en la fisiología del organismo humano causando transtornos inmediatos y dejando secuelas que pueden manifestarse en un futuro más o menos cercano dependiendo del estado de deterioro de la víctima.

Las frecuencias infrasónicas entran en resonancia con el cuerpor humano

frecuencias-infrasonicas-cuerpo-humano

Todos los seres humanos son vulnerables, ante una agresión premeditada con ondas electromagnéticas, así que las consecuencias fisiológicas no se evalúan tanto por la sensibilidad de la víctima como por su capacidad de resistencia a ese estrés dañino.

 

Las víctimas al desconocer la causa real, achacan su malestar a su propio detrimento e intentan paliar las molestias con fármacos que tienen poco efecto para contrarrestar las agresiones continuadas con ondas electromagnéticas emitidas perversamente.

La interacción de los sonidos de baja frecuencia con los seres humanos es de sobras conocida: la frecuencia ultrasónica de 50 Khz es la frecuencia que se utiliza para medir distancias. Algunas básculas tienen ese sistema para medir la estatura. Si eleváramos la potencia de dicha frecuencia y el tiempo de emisión, provocaríamos presión intracraneal activando los mecanismos de defensa del organismo.

Ondas Psyterror

Existe una frecuencia infrasónica (7,8 Hz) que a elevada potencia induce en el cerebro de las personas el pánico más ancestral: el temor inconsciente. Rememora el terror sobrecogedor de nuestros antepasados cuando se avecinaba o acontecía una catástrofe: incendios, terremotos, tsunamis, huracanes…, que pusiera en peligro su integridad física. Estas ondas acústicas de alarma, inaudibles para el oído pero percetibles en el cerebro, ponen en vilo el instinto de supervivencia, desestabilizan el sistema nervioso provocando ataques de ansiedad, crisis de angustia, labilidad emocional…al induciracuciante incertidumbre de un peligro inminente.

Los anímales también están sensibilizados a dicha frecuencia que incide a nivel hipotalámico, se trata de las Resonancias de Shuman, que tienen una intensidad media de alrededor de 0,0000001 microwatios/cm2 (0,1 picowatios/cm2), no es de extrañar que a exposiciones que son millones de veces más altas, se produzca un incremento del daño de las células cerebrales y un incremento en el riesgo de tumor cerebral, en forma de respuesta a la dosis. Esta clase de resultado es indicativo de la causa y efecto.

DADO QUE LAS FRECUENCIAS INFRASÓNICAS INTERFIEREN FÁCILMENTE CON LAS ONDAS CEREBRALES, PERTURBANDO LA ACTIVIDAD ELÉCTRICA NEURONAL.

EXISTEN EMPRESARIOS DESAPRENSIVOS QUE LAS UTILIZAN PARA QUE SUS TRABAJADORES RINDAN MÁS, AÚN A COSTA DEL DETRIMENTO DE SU SALUD. DICHA MANIPULACIÓN MENTAL TIENE CONSECUENCIAS A CORTO O A LARGO PLAZO DEPENDIENDO DE LA CAPACIDAD DE RESISTENCIA DE LAS VÍCTIMAS:

  • CefaleasMalas digestiones
  • Pobre asimilación de los nutrientes
  • Astenia mental y física
  • Depresión y/o enfermedad funcional
  • Inestabilidad emocional: crisis de angustia, ataques de pánico, impaciencia, irritabilidad, episodios de ira desproporcionados…
  • Menstruación irregular y/o exageradas
  • Síndrome de fatiga crónica, confusión mental y mala memoria

Hay que ser conscientes de que los efectos de los campos electromagnéticos sobre el organismo son el resultado de una sinergia en la que intervienen otros factores de riesgo, intoxicación o stress, precisamente derivados del desequilibrio psico-físico que va mermando la capacidad de resistencia de las víctimas ignorantes del terrorismo electrónico.

LA AGRESIÓN ELECTROMAGNÉTICA ES MORTÍFERA: NUESTROS CUERPOS SIENTEN MIEDO ANTES DE QUE EL CEREBRO HAYA TENIDO UNA OPORTUNIDAD DE ENTENDERLO

EFECTOS NOCIVOS DE LAS ONDAS ELECTROMAGNÉTICAS

Los impulsos modulados de ondas electromagnéticas afectan a:

  • Los vasos sanguíneos
  • Sistema linfático
  • Nervios
  • Cerebro
  • Vísceras
  • Piel
  • Articulaciones

Desestabilizan:

  • el sistema nervioso
  • el sistema cardiovascular
  • el sistema endocrino propiciando la diabetes

Deprimen:

  • el sistema inmunológico generando cánceres, enfermedades autoinmunes, alergias…

Los campos electromagnéticos son especialmente dañinos para la mujer embarazada y los niños.

Armas no letales que matan. Acoso detectado por un Holter. Agresiones electromagnéticas dirigidas al Sistema Cardiovascular

Estec es el testomonio de un matrimonio de una ciudad española que sufrió un ataque, para respetar la intimidad se les refiere con el nombre figurado de Sres. García.

El día 11 de marzo de 2.013 se colocó un Holter de 24 horas al matrimonio García, debido a que ambos pacientes referían episodios de ahogos y sensación de cansancio, angustia y un pulso irregular; clínica que también se manifestaba en otras personas de la casa, todos víctimas de campos  electromagnéticos inducidos por presuntos terroristas.

El Holter es unas prueba que registra de la actividad cardíaca durante 24 horas, y en este caso se observa que a las 20:00 ambos pacientes sufren contracciones supraventriculares prematuras (extrasístole supraventicular) que generan algunas extrasístoles ventriculares.

A las 21:00 estando en su domicilio en situación de reposo, el Sr. Gracía presenta extrasístoles tanto supraventriculares como ventriculares con QRS ancho, que en un paciente cardiópata como el Sr. García podría incluso causar una fibrilación ventricular (paro cardiaco). A la misma hora (21.00) la esposa, que también se encuentra en casa, registra el mayor aumento de extrasístoles supraventriculares. La frecuencia cardiaca era normal,  por lo que fisiológicamente descarta componente emocional.

Teniendo en cuenta la coincidencias de la actividad eléctrica cardiaca de ambos pacientes en presencia de una frecuencia cardiaca absolutamente normal, el cardiólogo informa que la disfunción cardiaca que afecta al matrimonio está inducida por un agente común externo, que según refieren los pacientes, se trata de emisiones de radiofrecuencia agresivas y dirigidas contra ellos.

SINTOMATOLOGÍA CONTRASTADA

 (sin orden preestablecido)

 

Espasmos, rampas, tics nerviosos

Transtornos neurológicos como irritabilidad, cefalea, astenia, hipotonía, síndrome de hiperexcitabilidad, somnolencia, alteraciones sensoriales, temblores y mareos

Se observa mala memoria, pensamiento confuso y razocinio lento… debido a la descoordinación del impulso nervioso, deficiencia de neurotransmisores, desmielinización, excesiva producción de amino-ácidos excitadores…

Ascenso brusco de la temperatura corporal: enrojecimiento, sin causa, de las orejas, cara, ojos, piel tirante y reseca, que absorbe al instante cualquier medio de hidratación

Transtornos dermatológicos: dermatitis inespecíficas y alergias cutáneas

Transtornos inmunológicos: alteraciones de las defensas que sintetiza el sistema inmunológico antiinfecciosas y antitumorales

Depresión respiratoria, ahogos, ataques de tos irritativa y seca

Dolor precordial

Transtornos cardio-pulmonares: alteraciones de la frecuencia cardiaca, modificaciones de la tensión arterial y alteraciones vasculares perféricas

Presión intermitente –de 5-12 segundos- en los oídos, más manifiesta si colocamos tapones en el conducto auditivo

Alteraciones del ciclo menstrual, abortos, infertilidad Compresión intermitente en el vértex e intracraneal –durante segundos hasta un minuto-, especialmente a la altura del entrecejo, que corresponde a la ubicación del hipotálamo

Depresión inmunológica y mayor incidencia de cáncer: las células NK están especializadas en matar las células tumorales, pero esta posibilidad se ve reducida con la exposición a los campos electromagnéticos.

Deshidratación y desequilibrio electrolítico (descompensación cardíaca) causados por la excesiva excreción de orina aguada (no concentrada), especialmente durante el descanso nocturno.

Se ha observado una asociación entre los campos electromagnéticos generados por líneas de alta tensión y la incidencia de cáncer, particularmente leucemia infantil.Otros estudios mostraron que la mayoría de los casos de muerte súbita del lactante se produce en la cercanía de vías electrificadas, emisoras de radio, radar o líneas de alta tensión, es decir zonas expuestas a campos electromagnéticos elevados.

 

Barrie Trower, científico británico que estudió las posibilidades del uso militar de las microondas para la inteligencia militar durante más de una década ha decidido denunciar públicamente sus peligros:“Esta industria mortífera y los gobiernos que lo secundan serán responsables de las víctimas del terrorismo con armas de alta tecnología”.En sus investigaciones Trower compiló una lista de 40 frecuencias y los cerca de sesenta efectos que las mismas provocan. Confeccionando una lista completa de los pulsos de frecuencias de microondas útiles para las agresiones y la relación de los daños psicológicos y fisiológicos que cada una de ellas provoca. especialmente en el funcionamiento del cerebro

Print Friendly

rvn_digitalis_theme rvn_digitalis_theme_tv_1_4 rvn_digitalis_theme_fwv_1_2