Archive for Medios de Comunicación

Alerta por las lesiones de retina causadas por punteros láser

17/06/2016 La Vanguardia, Noticias Leave a comment

La clínica Barraquer alerta ante su primer caso de lesiones irreversibles en la retina por un puntero láser de enorme potencia, objeto lúdico de moda que trajeron a la víctima como souvenir de Shanghai. “Lo llamativo es que el láser no le alcanzó directamente al ojo, sino probablemente por el rebote en algún objeto y de forma tangencial”, explica Santiago Abengoechea, oftalmólogo de la unidad vitreorretiniana de la Barraquer.

La paciente, de 37 años, tiene lesiones justo en la fóvea, la parte central de la retina donde se enfoca. De la noche a la mañana, la mujer perdió el 60% de la visión en un ojo. “Todo borroso, me molesta a horrores la luz. Intuyo lo que veo en la pantalla, pero realmente no puedo leer y, por supuesto, no me atrevo a conducir”, describe la afectada. Las lesiones son permanentes: “Me han dicho que probablemente no vayan a más, pero con el tiempo, sí”, explica. Porque con el tiempo las cicatrices creadas por un láser tienden a expandirse, según la experiencia de los propios oftalmólogos, que lo utilizan para tratar problemas vasculares en la retina.

punteros-laser

No hay referencia de empresa, ni advertencias de uso. “Era un juguete bonito de luces. Y lo encendimos en casa, en ningún momento apuntamos a nadie, por supuesto, y yo no me di cuenta hasta el día siguiente. Suerte que me tocó a mí, porque los niños estaban por en medio”, recuerda.

Sus punteros tenían entre 6.000 mW y 500mW. Un puntero de señalar en clase no tiene más de 5mW. Los de menor potencia se pueden comprar en cualquier bazar chino y suelen tener aspecto de mechero. La mayoría parece un bolígrafo o una linterna, y las potencias que venden, según se puede comprobar en internet , oscilan entre 5mW y miles.

La Agència Catalana del Consum informa de que los punteros láser son objetos que controla sistemáticamente en los puntos de venta. Sobre todo se controla que no tengan aspecto de juguete ni inciten a jugar con ellos, así como que adviertan de su potencia y de los riesgos en función de la misma, que básicamente son la afectación de la visión y quemaduras en la piel en los más potentes (en los anuncios de internet cuentan en su descripción que encienden un cigarro y pueden cortar una cinta adhesiva).

Aparte de esos controles, también colocan en su web alertas para que quien compre por internet, donde se ofrece una gran variedad de productos de este tipo, perciba fácilmente este peligro. Pero lo cierto es que son juguetes ambicionados y muy utilizados por niños y adolescentes en el autobús escolar, en el estadio de fútbol o desde la ventana de casa, enfocados hacia los gatos del barrio, lo que permite comprobar cuánto molestan, a señales de tráfico cuando van en coche con sus padres, a los pies de un peatón que queda desconcertado o delante de las motos paradas en el semáforo… “Y se pueden conseguir como premio por la buena puntería en las ferias”, explican padres de usuarios de estos punteros.

Según una de estas alertas de la Agència Catalana de Consum, la peligrosidad de los punteros crece especialmente con los complementos que se colocan en la punta y permiten realizar figuras decorativas con el láser sobre la superficie que sea: una pared, el cielo o alguien que pasa. “Los nuestros eran preciosos: creaban estrellas de colores en el cielo”, explica con amargura la mujer que ha perdido buena parte de la visión de un ojo.

Según la clasificación europea de los punteros, hay cuatro categorías con subgrupos y sólo la 1 y 2 y sus subgrupos (1, 1M, 2 y 2M) son seguros y no necesitan protección. Basta con el acto reflejo del párpado para protegerse de sus efectos en el ojo. Las otras categorías necesitan siempre protección. Y se pueden comprar en internet sin ningún problema. Desde los 40 a los 300 euros.

Referencia: La Vanguardia

Guardar

Dormir poco daña el sistema inmunitario y provoca arritmias

16/06/2016 La Vanguardia, Noticias Leave a comment

Artículo publicado en La Vanguardia el jueves 22 de agosto de 2013.

Dormir poco y mal tiene serias consecuencias para la salud. La privación del sueño daña el sistema inmunitario y aumenta el riesgo de contraer enfermedades, advierte la Organización Mundial de la Salud (OMS), que calcula que el 40% de la población no descansa bien. Los nuevos hábitos de vida, el exceso de trabajo y el estrés pasan factura al descanso nocturno. Según una encuesta de la organización de consumidores Ceaccu, el 57% de los españoles duerme menos de siete horas diarias. En Estados Unidos la situación es aún peor: el 70% de los trabajadores descansa menos de seis horas por la noche.

Dormir poco daña el Sistema inmunitario y produce arritmias

El número de niños que no duerme lo suficiente también aumenta en España, donde un 15% de los menores asegura que no tiene hora para ir a la cama. No llegar a las seis horas diarias de sueño es peligroso, señalaba un estudio del Programa de Sueño, Salud y Sociedad de la Universidad de Warwick y el Centro de Investigación del Sueño de Loughborough, en el Reino Unido, hace dos años.

En la investigación participaron 1,5 millones de personas y los científicos concluyeron que dormir menos de seis horas al día aumenta el riesgo de muerte temprana. Aquellos que duermen menos de seis horas tienen un 12% más de posibilidades de morir en un plazo de 25 años que los que descansan entre seis y ocho horas por la noche.

La falta de descanso también se ha asociado al aumento de peso y al riesgo de padecer diabetes, ya que repercute en la habilidad para procesar la glucosa y provocar altos niveles de azúcar en la sangre. También provoca la disminución de la temperatura corporal basal, responsable, entre otras cosas, de la constancia del ritmo cardiaco.

Por eso, dormir poco aumenta el riesgo de sufrir arritmiasoparadas cardiorrespiratorias. A corto plazo, las consecuencias de la privación del sueño son evidentes: cansancio, falta de concentración, irritabilidad… Algunos estudios calculan que no dormir una noche reduce la capacidad de asimilar conocimientos un 40%.

Y si se pasan más de tres días sin pegar ojo las consecuencias pueden ser mucho más graves: la persona puede sufrir alucinaciones o trastornos mentales transitorios. A finales de los 60 y principios de los 70, miembros del movimiento hippy y contracultural de Estados Unidos practicaban la privación del sueño para experimentar estos estados alucinatorios –el fallecido dueño de Apple Steve Jobs probó los efectos de no dormir durante días en los 70, según explica Walter Isaacson en la biografía del personaje–.

A largo plazo, se han demostrado varias alteraciones graves. Una de ellas es la hiperalgesia, que es el aumento de la percepción del dolor, los trastornos gastrointestinales o los temblores. Además, pasa factura a la cara, provocando envejecimiento prematuro. Los cirujanos plásticos afirman que en los últimos años reciben a clientes cuya cara es el reflejo del ritmo de vida que llevan: rostros flácidos y con exceso de piel colgante, fruto de las pocas horas de sueños y el estrés.

Un análisis de la unidad de trastornos del sueño de la Sociedad Española de Neurología y Cirugía Torácica cifró en un 30% el número de españoles que alguna vez ha sufrido insomnio. Y alertan de que el sueño perdido ya no se recupera. No vale con dormir más horas durante unos días para compensar una noche de insomnio. La falta de horas de descanso queda grabada en el cuerpo y los efectos se acumulan poco a poco hasta salir a la luz.

Ver original en PDF

Fuente: Aproafa

Guardar

Guardar

De profesión, testigo

21/08/2013 El Mundo, Noticias Leave a comment

LAS PRUEBAS FALSAS, LOS TESTIMONIOS AMAÑADOS, LOS POLICÍAS CORRUPTOS Y LOS ABOGADOS QUE OCULTAN LA VERDAD INVALIDAN LOS PROCESOS JUDCIALES.

Artículo publicado en El Mundo por Javier Gómez de Liaño el 21 de Agosto de 2013

El autor profundiza en el hecho del falso testimonio, tan extendido que hay quien se ofrece a participar en juicios

Un amable lector me envía un correo electrónico en el que pregunta si existen estadísticas acerca del número de falsos testimonios que, a título de ejemplo, durante un año, se cometen en el mundo. Sin repreguntarle por la razón de tan peculiar y ambiciosa curiosidad, aunque supongo que el motivo será de actualidad, lo primero que he de responderle es que estoy muy lejos de poder satisfacer su interés, pues los datos de los que dispongo son más bien escasos. No obstante, le ofrezco cuanto tengo a mi alcance.

Vaya por delante que siempre pensé que la esencia de la Justicia es la verdad. Esto es algo que se aprende fácilmente. Con leer a los clásicos es suficiente. «La verdad puede enfermar pero no morir del todo», escribe Cervantes en Los Trabajos de Persiles y Sigismunda, a lo que yo, a infinitas leguas de distancia del genio, añadiría que tan sólo quien vive en la verdad merece alcanzar la beneficiosa Justicia.

Pese a lo dicho, creo que la opinión de no pocos profesionales de la Administración de Justicia es que la cifra de falsos testimonios supera en mucho la impresión que la gente tiene y que los «perjurios» que terminan siendo castigados son sólo una fracción de los realmente cometidos. La razón es que, aparte de que la mayoría de ellos no puede demostrarse fehacientemente, cuando la falsedad se descubre, normalmente no se emprenden acciones penales. Como botón de muestra, un juez de larga experiencia me expresa su pesimismo al sostener que «en el 80% de los procedimientos penales los testimonios que se vierten son falsos», aunque matiza que su parecer no está debidamente probado.

Fuera de nuestras fronteras, dos colegas americanos a quienes he trasladado la consulta de mi comunicante me dicen que según cálculos a pie de estrado, el número anual de perjurios en los tribunales de Nueva York ronda los 35.000. E incluso añaden que ellos creen que la cifra es mayor. Y de vuelta a España, otro magistrado recientemente jubilado y tan bueno y experto como el primeramente citado, afirma estar convencido de que tanto en las causas penales como en las civiles, la cantidad de falsos testimonios es extraordinariamente elevada y que el temor a una condena por semejante comportamiento falsario apenas disuade.

A propósito de este último comentario, me ha llamado la atención que, salvo el error o la omisión en que pudiera haber incurrido, tras analizar la última década de sentencias con pronunciamientos de condena por delito de falso testimonio, tan sólo he encontrado una docena, con lo cual, la pregunta podría ser tan elemental como inmediata: ¿qué pasa, que en España apenas nadie falta a la verdad? Parece evidente que no, pero más cierto es que abundan los que aún no comprenden el tremendo peligro que las falsas declaraciones, sean conscientemente falsas, sean hechas de buena fe, pero equivocadas, encierran para la justicia penal. Ambas conductas son uno de los porqués más importantes de los errores judiciales.

Entre las resoluciones que para su ilustración y como documentos adjuntos voy a enviar al interesado investigador, figura una que, a mi juicio, resume certeramente la esencia del delito de falso testimonio tipificado en el artículo 458 del Código Penal y que castiga con las penas de prisión de seis meses a dos años y multa de tres a seis meses al testigo que faltare a la verdad en su testimonio en causa judicial, imponiendo penas más graves si el falso testimonio se diera en contra del reo en causa criminal por delito. Se trata de la sentencia número 318/2006, de 6 de marzo, dictada por nuestro Tribunal Supremo. En ella, después de definir el delito como aquél que «se comete cuando una persona llamada a prestarlo (…) se aparta sustancialmente de la verdad tal como ésta se le representa, es decir, miente en lo que sabe y se le pregunta» y analizar los diferentes elementos que constituyen la infracción, nos enseña: a) que «decir la verdad es un deber moral sin cuyo cumplimiento la vida social, basada en la confianza mutua, se hace harto difícil»; b) que «la reacción penal frente a la mentira (…) es indispensable para una sana y pacífica convivencia»; c) que «un testimonio falso puede inducir a error al juez o tribunal ante el que se presta y provocar una resolución injusta, esto es, un pronunciamiento en que no se realice el valor superior de la Justicia»; y d) que «esta es la razón fundamental por la que, en una sociedad democrática, el falso testimonio es tipificado como delito en la Ley penal».

Además de la posición doctrinal de los tribunales y aunque el gran Jeremías Bentham dijera aquello de que los testigos son el oído y el ojo de la Justicia, desde antaño la ciencia criminalística y la psicología criminal hablan de la poca confianza que merecen las declaraciones de los testigos. «Todos sabemos que la prueba testimonial es la más falaz de todas las pruebas», escribió Francesco Carnelutti, uno de los maestros de la ciencia procesal italiana, hasta el punto de llegar a considerarla como un mal necesario, con lo cual resulta indiscutible que esa diligencia de prueba o medio de prueba ha de ser examinada con espíritu mucho más crítico que el resto y que hasta los menores y más intimos detalles han de ser meticulosamente analizados.

Entre los tipos de testigos que se mencionan en los manuales que tratan de la prueba en materia penal, a mí el que más me inquieta es el «testigo sospechoso», pues es quien ofrece mayores motivos para el recelo. El interés que tiene en el desenlace del proceso le aparta sin remisión del camino de la verdad. O la enemistad, que quizá sea la causa de sospecha con superior fundamento. Téngase en cuenta que bajo el yugo de la pasión que no otra cosa es el deseo de venganza, las manifestaciones del enemigo, sea de la clase que sea, se anteponen al deber, incluso a la santidad del juramento, en el supuesto de aquel que, en lugar de prometer, ha preferido esa fórmula de compromiso.

Estas reflexiones y otras que, por cuestión de espacio, aquí no caben, me recuerdan algunos episodios, como el que vivió un fiscal allá por los años 40 y que me contó siendo yo alevín de licenciado en derecho:

–Diga usted su nombre, apellidos, domicilio, estado civil y profesión, inquirió el juez.

–Me llamo Ramón Seoane, natural y vecino de Bande, casado, padre de cinco hijos y de profesión testigo.

Al parecer, el tal Ramón, los días de juicios, después de sus primeras copas de aguardiente, se ponía a la puerta del juzgado y esperaba a que algún denunciante o denunciado, demandante o demandado le pidiese que le echase una mano porque el asunto estaba complicado y podía perder el pleito.

Ahora bien, para historieta la que Camilo José Cela narra y que tiene como protagonista a una mujer de su villa natal, o sea, Padrón, que ejercía de testigo falso. Su nombre era Micaela Albite Portociños, alias Anduriña Tola, viuda de don Perpetuo Restande, alias Cagón do Demo, del comercio al detall. De ella, de Micaela, nuestro Nobel cuenta que se instalaba a eso de las nueve en el zaguán del juzgado, sacaba su calceta y esperaba a que alguien requiriera sus servicios y que podían ser varios. Desde la inscripción de un recién nacido en el registro civil hasta convencer al señor juez de que quien empezó la gresca en la romería y sacó la navaja cabritera fue fulano o mengano, aunque ella no podría jurarlo, si bien le parecía que sí, pero que no obstante la memoria le fallaba para ese preciso instante. Así de esta forma se pasaba toda la mañana hasta que daba la una y media y se iba a comer. «A tanto el testimonio, y aquí paz y después gloria», decía. Esto no lo cuenta mi admirado y tan a menudo añorado Cela, pero tras las indagaciones oportunas, me informan que la testigo Micaela falleció a los 96 años y que en su lápida, por debajo del nombre y de la fecha del óbito, algún paisano añadió: «Murió después de cumplir con su deber durante 15 trienios».

Es más que probable que en personajes como estos se inspiren muchos de los testigos que hoy son llamados a decir verdad. Son individuos que declaran no lo que saben y deben decir, sino lo que, previamente adiestrados, se proponen beneficiar o perjudicar al acusado. Se me ocurre si acaso más que personas cuyos testimonios merecen ser puestos en cuarentena, son gente que no quiere abdicar de su natural desprecio por la Justicia y la verdad.

Un viejo aforismo reza que la mentira es menos notoria que el error. Sin embargo, en ocasiones y al revés de lo que alecciona Raimundo Lulio, los embustes del testigo falso se descubren antes que los yerros. Hay testigos que mienten apenas abren la boca o después de los primeros balbuceos. Verbigracia, cuando niegan tener interés en el asunto. Y los hay que persisten en la falsedad hasta el instante último en que el juez les invita a retirarse. Son sujetos que cada vez que contestan a sus señorías convierten sus deposiciones en eso, en deposiciones. Parafraseando el proverbio ruso, son peces muertos que flotan en el mar de la mentira.

Perjuro, o sea, el que jura en falso o quebranta maliciosamente el juramento que ha hecho, es un adjetivo demasiado potente e incluso ofensivo, pero quizá también sea el que mejor pudiera cuadrar a quien jura mucho o por vicio. En cualquier caso, el perjuro debe saber que la verdad tiene mucha memoria y cuando menos te lo esperas ejerce súbita venganza. No se olvide que el pueblo, o sea, los ciudadanos con derecho a voto, que suele ser sagaz en la adivinación de la verdad, llama mentirosos a los volatineros de la palabra que osan no decir verdad.

En su comedia El laberinto del amor, Cervantes –otra vez Cervantes y siempre Cervantes– se puede leer: «Porque sabed, Rosamira, que los filos de la verdad cortan con facilidad las armas de la mentira». Pues eso, señora.

Javier Gómez de Liaño es abogado y juez en excedencia.

Un menor fabricaba armas prohibidas y las vendía en la red

07/08/2013 La Vanguardia, Medios varios, Noticias Leave a comment

Ha sido detenido por la policía  un menor de un pueblo de la provincia de Toledo que fabricaba armas prohibidas y las vendía por. Cundo la Policía entró en su domicilio se encontró con un auténtico arsenal.

Armas Prohibidas

Se imputa al menor como presunto autor de un delito de tenencia, fabricación y venta de armas prohibidas, Disponía en su casa de 90 defensas eléctricas –una de ellas camuflada en un teléfono móvil-, 11 puños americanos, 10 defensas extensibles, 13 sprays de defensa, 14 navajas mariposa y numerosas navajas automáticas italianas así como dagas con inscripciones nazis de las SS.

La investigación policial se inició el pasado mes de febrero cuando se detectó una página web donde se vendían armas prohibidas. Así, el anuncio ofrecía defensas eléctricas tipo láser por 40 euros, puños americanos por 25, defensas extensibles por 39 y navajas mariposa por solo 6 euros. No obstante, el producto más demandado por los clientes de esta web era la defensa eléctrica camuflada en un teléfono móvil.

La Policía también ha intervenido al menor los moldes con los que el joven arrestado fabricaba los puños americanos.

La noticia ha tenido amplia repercusión en los medios de comunicación:

 

También se ha hecho eco de la Noticia La Vanguardia de Barcelona

menor-venta-armas-la-vanguardia

 

Página completa en La Vanguardia

 

La-vanguardia-armas-prohibidas

La sincronización de los ritmos del cuerpo humano

01/08/2013 La Vanguardia, Noticias Leave a comment

Avances recientes en algunas disciplinas científicas, como la neuropsicoinmunología, nos hablan de la existencia de fenómenos de sincronización entre diversos ritmos existentes en nuestro cuerpo, como el ritmo cardíaco, nuestras ondas cerebrales, nuestra respiración…; y como este acoplamiento de ritmos repercute en el correcto funcionamiento de todo nuestro ser.

Con respecto al cáncer: Las células en su patrón de división, tienen un intérvalo específico durante el cual deciden si continúan su ciclo o no. Estudios realizados con tejidos y cultivos celulares muestran como al someter una célula o un tejido a estrés (poca nutrición, contaminación del medio…) reaccionan con un estado de alarma que les lleva a acelerar la división celular.

Nuestro ritmo no está aislado del mundo. Investigaciones en ciencia aeroespacial demuestran como muchos de nuestros ritmos vitales se alteran cuando nos desincronizamos del campo geomagnético de la Tierra. Nuestras ciudades están plagadas de contaminación electromagnética y los cultivos celulares sometidos a campos eléctricos alteran su respuesta a la acción reguladora de la melatonina y el tamoxifeno.

Fuente: La Vanguardia (12-2-05), Dra. Natalia Eres, especialista en Oncología.

También hay que destacar que una víctima explica que el acoso electromagnético perpetrado por unos vecinos causaron graves perjuicios de salud sin que exhaustivos chequeos determinaran una causa fisiológica pero que sí podían ser atribuibles a lesiones por radiación electromagnética.

La lipoatrofia semicircular

30/07/2013 Medios varios, Noticias Leave a comment

Un prueba más de los efectos de las Ondas Electromagnéticas en el cuerpo humano los constituye la Lipoatrofia Semicircular.

La lipoatrofia semicircular, localizada especialmente en la parte anterolateral del muslo, es una enfermedad cuyo diagnóstico ha ido a más desde que en 1995 se registraron en Bélgica 1.100 afectados entre los empleados de un banco que se trasladaron a un nuevo edificio y, en 2007 en España, 246 casos más al ocupar los trabajadores de Gas Natural Fenosa la nueva sede barcelonesa de la compañía.

La literatura médica, por ahora sólo descriptiva, sitúa la causa principalmente en la deficiente climatización y en los campos electromagnéticos de las nuevas oficinas.

Lipoatrofia Semicircular

La Caixa realiza un estudio de la Lipoatrofia

La Caixa promueve un estudio sobre lipoatrofiaLa Caixa ha impulsado la realización de un estudio científico sobre lipoatrofia semicircular para conocer las causas de esta enfermedad y cómo podría prevenirse. El Mundo (edicion on-line)27 de Abril de 2007

La Caixa ha impulsado la realización de un estudio científico sobre lipoatrofia semicircular para conocer las causas de esta enfermedad y cómo podría prevenirse.

En la iniciativa colaboran, además de La Caixa, Applus+, Mutua Universal, Gas Natural y el Servicio de Prevención Mancomunado de las Cajas de Ahorros. El proyecto también cuenta con la colaboración del Departamento de Trabajo y la Agencia de Salud Pública de la Generalitat de Cataluña.

Tanto La Caixa como Gas Natural han detectado decenas de casos de lipoatrofia semicircular entre sus empleados. Los primeros se hicieron públicos el pasado mes de marzo cuando en la sede central de Gas Natural se realizaron algunos cambios estructurales para evitar la aparición de nuevos afectados. La semana pasada aparecieron más casos en empleados de una filial de La Caixa en Madrid.

Este trastorno se caracteriza por la aparición de surcos o depresiones especialmente en la parte anterior de las piernas. Estas marcas están originadas por la pérdida de tejido adiposo pero se desconoce cuáles son las causas que provocan ese deterioro. Algunos expertos señalan que el origen podría encontrarse en los campos electroestáticos, la humedad relativa y determinadas condiciones de los equipos de trabajo. No obstante, no hay estudios sufientes para llegar a una conclusión convincente.

“Se trata de poner rigor científico en lo que está pasando“, afirman fuentes de La Caixa a elmundo.es. Para ello, se incorporarán en esta investigación expertos del sector sanitario y científico del Hospital Ramón y Caja, de Madrid, del Laboratorio de Microbiología Ambiental y Sanitaria de la Universidad Politécnica de Cataluña y del Instituto de Investigaciones Químicas y Ambientales de Barcelona del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

El objetivo del estudio es llevar a cabo una investigación que permita conocer y determinar las causas, establecer un diagnóstico claro y evitar su aparición al establecer unas condiciones de seguridad en los diferentes entornos (laborales y privados). En los próximos meses se realizará también un estudio de población para determinar el índice de afectación en otros edificios y entornos.

El proyecto estará abierto a la participación, además de las empresas e instituciones mencionadas, a otras administraciones, empresas y sindicatos. Los resultados que se obtengan se harán públicos oportunamente.

Repercusión de la Lipoatrofia en Medios

En los últimos años este mal ha tenido numerosas referencias en la Prensa, como por ejemplo estas noticias publicadas en La Vanguardia de Barcelona:

Se han publicado artículos en numerosos medios acerca de esta enfermedad:

Microondas: Armas para la lucha cuerpo a cuerpo

19/07/2013 Die Welt (Alemania), Testimonios Leave a comment

Este testimonio describe un caso sucedido en Alemania, donde una familia es atacada con microondas y hay más de 150 casos penales. Para más información y referencias consulta el pie del artículo. El titular de la noticia publicada el 6 de enero de 2003 en Die Welt es el siguiente.

Ataque con Horno Microondas. Die Welt

“Vecinos se atacan con hornos manipulados. Las radiaciones atraviesan paredes y producen importante daños en la salud. Ya hay  150 denuncias penales.”
Por Julia Winkenbach

Berlín,  Si Irmgard K, de Kalchreuth cerca de Nuremberg, quiere tener tranquilidad, entonces tiene que salirse. Salir de su vivienda, a algún sitio, pero fuera. Si se queda en casa, entonces empieza de nuevo la historia: dolores de cabeza, trastornos del equilibrio, un zumbido en los oidos, arritmias cardíacas. La culpa es de las microondas que al parecer le irradian en la vivienda de Irmgard K. de manera intencionada, para atormentarla. Existe la sospecha de que unos vecinos malintencionados irradian las paredes de su vivienda con un horno microondas transformado. Su pareja, el Dr. Reinhard Munzert, habla de “una nueva clase de delitos de alta tecnología“, de la que cada vez existen más víctimas en toda Alemania. Una veintena de éstas se han agrupado en la “Plataforma de víctimas de armas electromagnéticas” creada por ellas e intentan ayudarse mutuamente, dado que la Policía no las cree ni tampoco el Ministerio Fiscal, y a veces ni siquiera el círculo más íntimo de sus amistades.

El matrimonio Kuhn reviste su casa con lámina de aluminio contra las radiaciones de micoondas. Para Irmgard K. todo empezó con una bagatela. Se peleó con su vecino por los cinco perros de éste, cuyos ladridos no podía soportar. La pelea se convirtió en una “guerra de vecindario”. Poco después empezaron los trastornos: “De repente empecé a oír tonos siempre cambiantes y a tener insomnio”. Reinhard Münzert hizo averiguaciones en interés de ella, hasta que unos técnicos de la Universidad de Erlangen le dieron la idea de que podría tratarse de microondas. Münzert dice: “Sabemos que esto suena monstruoso”, pero tanto él como su amiga fueron manipulados realmente “como carne en el microondas“.

Klaus Münter, del Instituto Físico-Técnico Federal de Braunschweig, confirma a WELT am SONNTAG que ” es técnicamente posible” a través de las paredes someter a los vecinos a radiaciones de un horno microondas transformado. Pues la paredes sólo atenúan la mitad de las radiaciones, mientras que las ventanas dejan pasar la totalidad. Pero para la transformación del horno microondas es necesario poseer conocimientos técnicos. Estos extremos también son confirmados por el profesor Peter Pauli, de la Universidad del Ejército: “Un aparato microondas tiene una potencia de aprox. 800 watios. Para concentrarlos en un rayo, se necesita una antena potente”. Además, hay que desconectar dos interruptores de seguridad. El que sea capaz de hacerlo, puede tiranizar a su vecino con una dosis que es aproximadamente cien veces superior a la permitida por la Ley Federal de Protección contra Inmisiones (alemana), que ha establecido la radiación de antenas de telefonía móvil en 10 watios por metro cuadrado.

Friedhelm y Gertrud Kuhn, de Bochum, hace tiempo que conocen esas cifras de memoria. Resulta que ellos también están siendo irradiados desde Navidades de 1999 desde un foco desconocido. También aquí la cosa empezó con disputas de vecinos. Friedhelm Kuhn primero notó un tic o parpadeo en el ojo; más tarde tensión alta y pinchazos en el corazón, acompañados de la “impresión de cocerse”. “Cuando entro en mi casa, tengo la sensación como si me estuviera quemando por el sol” describe el efecto de las microondas en su cuerpo. Por su trabajo como técnico electricista, se le ocurrió que estos efectos pudieran tener que ver con radiaciones y presentó denuncia por daños corporales. Pero fue rechazado, según explica Kuhn: “El Fiscal dijo que él no atendía a elucubraciones mentales”. Entonces el electricista recurrió a la autoayuda: recubrió las paredes interiores de su casa con láminas de aluminio, porque éstos por lo menos retienen una parte de las radiaciones. La familia Kuhn no quiso marcharse a pesar del ataque con radiaciones porque la casa que habitan está construida según sus propios planos.

[Traducción de las leyendas del dibujo, de izquierda a derecha:]

El microondas transformado en arma emite con una potencia de 800 watios El 50 % de la radiación pasa a la habitación contigua atravesando la pared. A la segunda habitación todavía le llega hasta una cuarta parte de la radiación. Incluso la tercera pared es atravesada por una parte de las microondas.

Fuente: edición impresa de este artículo en Welt am Sonntag

En cambio, Miriam Enzler ya se ha mudado de casa. Ella también se peleó con los vecinos y de repente tenía “la sensación de vivir entre dos tomas de corriente” y también ella tuvo la experiencia de que a las víctimas de microondas se las trata “como si fuéramos completamente idiotas”. Aún después de su marcha, Miriam Enzler sufre graves consecuencias del ataque por radiaciones: “mis mucosas arden como fuego, tengo unos dolores de cabeza tales que me provocan vómitos y dolores de vientre parecidos a cólicos.”

El abogado Detlev Eidebenz, que representa a una víctima en Frankfurt, únicamente ve posibilidad de acabar en todo el país con estos gangsters de las microondas, hasta ahora desconocidos, si todos luchan unidos. Y dice: “En Alemania ya se han instruido 150 causas penales”.

Fuentes y  Weba de Referencia:

Pilotos de avión deslumbrados con punteros láser en Mallorca

16/07/2013 Diario de Mallorca, Noticias Leave a comment

Varios pilotos han denunciado que en el momento de realizar la maniobra de aterrizaje en el Aeropuerto de Son Sant Joan por la noche han sido deslumbrados con punteros láser enfocados desde la Playa de Palma.

Armas electrónicas. Puntero láser

Sin ser conscientes del enorme peligro peligro que están provocando, los responsables de esta actividad delictiva enfocan con los punteros láser a las cabinas de los aviones que descienden consiguiendo deslumbrar al piloto si éste recibe el haz de frente. Este verano se ha detectado el comercio de estos punteros, que está prohibido, por parte de vendedores ambulantes en s´Arenal.

El pasado domingo, sobre las once y media de la noche, la central de la Policía Local de Palma recibió un requerimiento de la torre de control del aeropuerto. Los controladores explicaron que estaban molestando a los pilotos con estos punteros desde la zona de la Playa de Palma. Parece ser que las patrullas que acudieron a la zona no localizaron el origen de la luz.

Fuente: Diario de Mallorca. La moda del puntero láser vuelve a S’Arenal.

 

 

Control de Manifestaciones con El Rayo del Dolor

13/07/2013 Cadena Ser Leave a comment

La crisis económica mundial hace que los gobiernos prevén que el control de manifestantes será más necesario. El gobierno español en sus presupuestos para el año 2013 multiplica el gasto dedicado a antidisturbios en proporciones sin precedentes para España, por la simple razón de incluir la adquisición de 20.000 chalecos protectores.

El Sistema Activo de Prohibición, o ADS por sus siglas en inglés, es el arma antidisturbios que ha recibido más millones de dólares para su desarrollo y está considerada como “El santo grial del control de multitudes”. Se percibe mejor su condición sin ningún eufemismo técnico, bajo el nombre popular de “el Rayo Invisible de Dolor”.

El rayo invisible de dolor funciona como un horno microondas abierto, que proyecta un rayo concentrado de radiación electromagnética para calentar la piel de sus objetivos a 54 grados. La sensación de ardor obliga a los que están en su camino a huir tan instintivamente que la Fuerza Aérea estadounidense llamó “efecto adiós”). A la reacción, cuando se probaron en Afganistán.

manifestaciones-rayo-del-dolor-ads

El Programa de Armas No Letales del Pentágono (JNLWP) considera el rayo una “alternativa a la fuerza letal”, pero un informe de 2008 del físico y experto en estas armas, el doctor Jürgen Altmann sugiere otra cosa: ” … existe la posibilidad técnica de producir quemaduras de segundo y tercer grado. Como el rayo tiene hasta más de 2 metros de diámetro, es más ancho que el cuerpo humano, las quemaduras ocurrirían sobre partes considerables del cuerpo, hasta en un 50% de su superficie. Quemaduras de segundo y tercer grado que cubren más de un 20% de la superficie del cuerpo son potencialmente letales debido a los productos tóxicos de la descomposición de la piel, y un aumento de la sensibilidad a la infección. Requieren tratamiento intensivo en una unidad especializada.”

Más información ampliada sobre el rayo del Dolor en la noticia de la página Web de la Cadena Ser: El caso de la manifestante y el policía: Disolver sin tocar. El rayo del dolor

 

Un rayo de calor invisible para dispersar manisfestaciones

13/07/2013 El País, Noticias Leave a comment

Según publica El País en su edición internacional, El Ejército de Estados Unidos diseña una nueva arma no letal que causa una sensación de calor intolerable para dispersar manifestaciones.

ADS. Rayo del Dolor

El  arma consiste en un rayo invisible y muy caliente, efectivo a casi medio kilómetro de distancia y que consigue que los manifestantes (o un potencial enemigo armado) huyan despavoridos. El invento ha sido presentado en público la semana pasada.

El artilugio, bautizado como Sistema de Rechazo Activo (ADS en sus siglas inglesas) consiste en una antena parecida a una parábola montada sobre un todoterreno militar, aunque también puede funcionar sobre una plataforma fija. La antenta produce ondas milimétricas (no microondas) con una frecuencia de 95 Ghz. El rayo emitido llega unas 17 veces más lejos que cualquier otro método de disuasión no letal conocido hasta ahora.

El calor intenso, por encima de los 100 grados centígrados, penetra en la piel tanto como el equivalente al espesor de tres folios y es totalmente inocuo, aunque produce una sensación “intolerable”, según fuentes militares. El efecto se detiene de inmediato en cuanto uno sale del haz del rayo.

 

rvn_digitalis_theme rvn_digitalis_theme_tv_1_4 rvn_digitalis_theme_fwv_1_2